Seguir este blog
Administration Create my blog
/ / /

TURISMO EN ÁFRICA

 

  • Los turistas acuden a Marruecos y Túnez por playas, cultura y paisaje.
  • Ejipto por su patrimonio historico-artistico.
  • Tanzania, Kenia por la fauna y los parques naturales.



El año pasado el turismo internacional tuvo una caída del 4%, debido a la crisis internacional y el impacto de la gripe A en varios países. Pero un continente escapó a esa tendencia global: África, que creció un 5% durante 2009. Si bien la participación del continente sigue siendo más bien pequeña -algo menos de 50 millones de turistas sobre cerca de 900 millones en todo el mundo- los datos no dejan de ser muy buenos para una zona del mundo con tantos problemas económicos.

 

Y este año parece que la tendencia va a continuar. En primer lugar, porque el mundial de fútbol se va a realizar en Sudáfrica, y eso llevará a una buena cantidad de turistas hacia la región. Se estima que serían más de 450 mil personas las que llegarán a ver el evento deportivo; o sea, un 10% del total anual de 2009. Habrá que ver, sin embargo, si el impacto se extiende más allá de Sudáfrica.

Pero hubo un segundo tema relevante: la llegada a la presidencia de Estados Unidos de Barack Obama. Como su padre era un inmigrante de Kenia, ello ha impulsado el interés turístico sobre esa nación, en particular sobre la aldea desde donde salieron los Obama, Kogelo.

Hoy se ofrecen diversos recorridos turísticos a ese lugar. El problema es que no pude encontrar ningún dato estadístico puntual para ver que tan importante es este tema, o si es puro marketing. En particular, para analizar el real impacto sobre el turismo en Kenia, más allá del lugar donde vivía el padre de Obama.

 

África lidera las tendencias del turismo en 2011

afrol News, 3 de Noviembre - La editorial de guías de viajes Lonely Planet ha lanzado sus principales "novedades" de destinos para el 2011 en sus nuevas guías en inglés y francés, con la mayor presencia de África hasta el momento. Cabo Verde, Tanzania, Egipto y Marruecos se han adentrado en la lista.

En su libro anual en el que se enumeran los principales destinos para el próximo año, 'Lonely Planet' presenta a los lectores los países, regiones y ciudades que más vale la pena visitar. El libro anual "Lonely Planet's Best in Travel", en inglés, y "Le Best of 2011", en francés, es considerado como una innovadora herramienta capaz de atraer a muchos nuevos viajeros.

Tan sólo el año pasado, África estaba todavía poco presente en el libro que marca tendencias. En el top-ten de los países para visitar en 2010, Marruecos era el único representante de África, ocupando el quinto lugar en la lista del año pasado.


Entre los diez países en la lista de 2011 no se incluye Marruecos. Sin embargo, la norteña ciudad portuaria marroquí de Tánger es la única ciudad de África que se sitúa en la lista de las diez primeras ciudades recomendadas, apareciendo en segundo lugar después de Nueva York. Tánger, que ha mejorado notablemente su imagen durante los últimos cinco años, destaca sobre todo por su "extraordinaria posición" en noroeste de África, frente a las costas de Europa.

En la lista de países de 2011, África logra conseguir un impacto mayor. Cabo Verde de manera impresionante posicionarse en el tercero puesto en la lista de los diez primeros, mientras que Tanzania ocupa la octava posición.

"Los caboverdianos siempre se han mostrado abiertos al resto del mundo, pero parece que es ahora cuando por fin el resto del mundo fija sus ojos en Cabo Verde", explica Lonely Planet en una nota remitida a afrol News y calificando a Cabo Verde como un archipiélago que "se ve y se siente como si hubiese nacido de una madre caribeña y 

un padre africano".

El archipiélago de África Occidental tiene "bastante" para ofrecer a los turistas. "Montañas en terrazas verdes, un volcán que asciende hasta las nubes, deportes acuáticos de categoría mundial y alegres festivales", resume el libro, calificando a las islas de Cabo Verde como las "nuevas Islas Canarias". 

Tanzania, por su parte, cuenta con atracciones conocidas como Serengeti, Ngorongoro, Kilimanjaro y Zanzíbar. "Pero eso no es todo", según 'Lonely Planet', que enumerando una serie de experiencias relacionadas con la vida salvaje de África, así como parques nacionales y reservas hasta ahora poco conocidos.

La gran lista final de la guía con los principales destinos de 2011 se concentra en las regiones. También en este caso, un destino africano llega a la lista. La península del Sinaí ocupa el primer lugar del mundo como destino a escala regional. Sinaí incluye el gran y moderno complejo de Sharm el-Sheikh, pero también antiguos paisajes culturales, las montañas y los excepcionales arrecifes.

El "descubrimiento" de África por parte de Lonely Planet ha sido gradual, a medida que la editorial, con sede en Australia, ha ido poniendo en marcha un número cada vez mayor de guías de países del continente en inglés, francés, español y alemán. Después de todo, África es el destino turístico que cuenta con el más rápido crecimiento de todo el mundo, y se espera que siga siendo así durante muchos años.


África busca futuro verde
PARÍS, 8 jun (IPS) - Mientras en el Norte se reunían los ministros del Grupo de los 20 (G-20) para discutir sobre la seguridad nuclear, en otro encuentro, 6.000 kilómetros al sur, se estudiaba el crecimiento de empresas verdes.

Ambientalistas, políticos y empresarios inauguraron el martes en Brazzaville el Segundo Foro de Empresas Verdes en África, una conferencia de cuatro días para buscar oportunidades de desarrollo sustentable.

Ambas reuniones se realizan en un momento importante.
El Norte industrializado repasa sus políticas sobre energía nuclear tras el desastre de marzo en el complejo japonés de Fukushima.

Por su parte, muchos gobernantes africanos se dieron cuenta de que el futuro del continente es verde.

La conferencia de Brazzaville responde a "preocupaciones actuales" y apunta a "sensibilizar" al público sobre la importancia de empresas sustentables, de conservar los bosques en la cuenca del río Congo y de luchar por la seguridad alimentaria, según Sylvestre Didier Mavuenzela, presidente de la Cámara de Comercio de la ciudad de Pointe-Noire.

"El Foro ofrece una oportunidad a inversores de África central, Europa, Asia y América para, por un lado, ofrecer negocios ecológicos en la región y, por otro, enfatizar la necesidad de desarrollar y mejorar las condiciones de la población", indicó.

Los organizadores, entre los que está el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Congo, son conscientes del auge de los negocios verdes, declaró a la prensa Mavuenzela en París antes de la conferencia.

"Si África central no participa ni avanza en el sector no podrá beneficiarse de las ventajas que acompañan a los negocios verdes, como permitir reducir su vulnerabilidad económica", señaló.

"Los gobiernos deben volverse hacia la economía verde para encontrar nuevas fuentes de crecimiento y de empleo", recomendó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con sede en París. Los países deben "implementar políticas que aprovechen la innovación, la inversión y el movimiento empresarial que encabeza el cambio", añadió.

La OCDE elaboró un marco práctico para que los gobiernos impulsen el crecimiento económico y protejan el ambiente que figura en el informe "Towards Green Growth" ("Hacia un crecimiento verde"), publicado en mayo.

"Muchos países africanos tienen una gran cantidad de riquezas naturales y necesitan tener políticas específicas para desarrollarlas de forma sostenible y organizada", dijo NathalieGirouard, del equipo de Estrategia de Crecimiento Verde, de la OCDE.

"El crecimiento verde tiene sentido económico y ambiental", según la especialista. "Sólo en el sector de recursos naturales, las oportunidades comerciales relacionadas con las inversiones sostenibles pueden ascender a billones de dólares para 2050", añadió.

Con vistas a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible, Río +20, que se realizará en 2012, varios países africanos y de otras regiones comprendieron la importancia del desarrollo verde, realizaron nuevas inversiones y formaron asociaciones, señalaron expertos.

En la Estrategia de Reducción de la Pobreza y Desarrollo Económico de Ruanda, por ejemplo, "el ambiente figura como un asunto trascendental", dijo Girouard a IPS.

"En materia de crecimiento verde, Ruanda tiene necesidades diferentes de Alemania o Canadá. La idea es elaborar políticas para distintas etapas de desarrollo", explicó.

Ese país también identificó varios sectores con un fuerte "contenido de recursos naturales y ambientales" como importantes para lograr sus objetivos de desarrollo, indicó la OCDE.

Las medidas adoptadas por Ruanda para preservar el hábitat de los gorilas de montaña promovieron el turismo, que ahora representa la mayor participación en el producto interno bruto nacional, añadió.

Empresarios africanos tienen un papel cada vez más activo en la industria verde, algunos mediante asociaciones con entidades de otros países en desarrollo o europeos. Para muchos es una oportunidad de mejorar las condiciones de vida del continente.

La Asociación Beninesa para el Despertar y el Desarrollo instala paneles solares en aldeas de ese país y se dedica a "crear un modelo replicable para fomentar esa fuente de energía", indicó ChristèleAdedjoumon, gerente de proyecto.

"La iniciativa consiste en la electrificación solar de zonas rurales por las propias campesinas", explicó.

Las mujeres reciben una capacitación de seis meses en tecnología fotovoltaica en el BarefootCollege, en India, para electrificar sus aldeas, dijo a IPS.

La intención es "promover el desarrollo social sostenible" mediante efectos sobre la educación, la salud, la vida familiar, el empleo y la protección del ambiente, señaló Adedjoumon.

Alrededor de 1.400 millones de personas no tienen electricidad, la mayoría se encuentra en África subsahariana, donde el servicio llega a 30 por ciento de la población y a 12 por ciento en zonas rurales.

Si no se toman medidas específicas, la cantidad de personas sin electricidad se mantendrá en unas 1.200 millones de personas para 2030.

Francia, este año al frente de la presidencia del Grupo de los Ocho países más poderosos y del G-20, subrayó que el acceso a la energía y el desarrollo en África eran prioritarios.

La ministra de Ambiente de Francia, Nathalie Kosciusko-Morizet, y el primer ministro de Kenia, RailaOdinga, lanzaron en abril la Iniciativa Climática París-Nairobi, que pretender contribuir al acceso universal a la energía limpia para 2030.

"Las personas más pobres del mundo pagan la energía más cara, menos efectiva y menos sostenible", señala un informe franco-keniata.

La importancia de la iniciativa se reflejó en la presencia en París de 90 delegaciones africanas, de miembros del G-20, de Europa, de agencias de la Organización de las Naciones Unidas, de instituciones de desarrollo y de empresas del sector, incluidas la francesa EDF y la centroafricana Enerca.

En la declaración final del encuentro, los participantes coincidieron en la "urgencia de lograr el acceso universal a la energía, al desarrollo económico y de la lucha contra el cambio climático", añadió.

Kenia será el anfitrión de la próxima conferencia de la Iniciativa de Nairobi, en febrero de 2012. En esa oportunidad se evaluarán "acciones tomadas para mejorar el clima de inversiones, crear nuevos mecanismos financieros y lanzar Proyectos de Energía Limpia", declararon.

 

El turismo en África busca soluciones para combatir el cambio climático

A partir de este lunes y hasta el próximo viernes 20 se celebra en Lusaka, Zambia, la 5ª IIPT AfricanConference, un encuentro que en esta edición pretende abordar el desafío que supone el cambio climático para el turismo en África y, en general, en los países en vías de desarrollo.

 

 

La cuestión no es, ni mucho menos, superficial e incide en dos importantes cuestiones. Muchos otorgan al turismo la dudosa etiqueta de ‘industria limpia’, cuando ha quedado demostrado que se trata de uno de los sectores económicos que más contribuyen al cambio climático. Los viajes en avión suponen más del 40 por ciento del total de emisiones de CO2 que se producen en la atmósfera y, sólo durante 2010, se produjeron más de 1.000 millones de desplazamientos a nivel mundial. Alguien podría pensar que resulta imposible seguir creciendo y es cierto… Sin embargo, un continente como África tiene un margen de mejora aún sustancial y, además, el papel que puede jugar el turismo en el despegue económico y social del continente africano es indudable. ¿Cómo congeniar ambas cuestiones?

El problema del cambio climático es algo que ya está aquí, que es visible por mucho que todavía haya gente que prefiera mirar hacia otro lado. El nivel de desarrollo al que se ha alcanzado en el mundo occidental nos ha llevado a unos niveles de contaminación y a unas cantidades de gases de efecto invernadero en la atmósfera realmente insostenibles. En la actualidad, es un hecho casi científico que el clima global está siendo alterado por estas cuestiones y, probablemente, todos y cada uno de nosotros tenemos ejemplos a mano de cambios atmosféricos severos en relación a lo que siempre ha sido normal. En otras palabras, no hace falta ser científico para darse cuenta de que algo está sucediendo…

A pesar de que esta problemática se ha generado por el crecimiento sin límites que se ha experimentado en el mundo occidental en los últimos 50 ó 60 años, con el uso indiscriminado de un recurso fósil como el petróleo, finito y perecedero le pese a quien le pese, los efectos del cambio climático son palpables en cualquier parte del mundo. Hablamos de un problema global que debe ser combatido a escala global, aunque en cierta medida estén pagando “justos por pecadores”. Sin ir más lejos, en 2008 Naciones Unidas ofreció una serie de imágenes vía satélite en donde se apreciaban impactos más que evidentes en el continente africano, comparadas con fotos similares de los años 70. Y hay algunos ejemplos que destacan más sobre otros.

El retroceso de los glaciares del Kilimanjaro es tan acusado que podrían desaparecer en 2020. La presión sobre los gorilas que habitan en el cercano espacio protegido del Parque Nacional de Virunga aumentará, pero también habrá consecuencias para los dos millones de personas que dependen del agua de estos glaciares. El lago Chad o el lago Victoria, dos emblemáticos signos de riqueza natural en África e importantes fuentes de biodiversidad, van camino de secarse. La deforestación amenaza los bosques del Congo, lo que puede terminar con los ecosistemas que permiten la subsistencia de especies como el chimpancé. Otros glaciares, como los de la cordillera de Rwenzori, por cuyas aguas se pelean Uganda y Tanzania, ha disminuido un 50% y, en general, la falta de agua puede ser un problema más a corto que largo plazo. El África subsahariana es y será, especialmente, vulnerable en este sentido.

Volviendo a la incidencia que tiene la industria turística en este devenir, hay que destacar que se trata de una cuestión que está en la naturaleza misma del turismo: los viajes y los desplazamientos. El crecimiento del turismo ha ido unido a la democratización del uso del transporte aéreo y se ha llegado a un punto de difícil retorno. ¿Cómo alcanzar la justicia climática en un turismo a escala internacional donde los traslados en avión son casi imprescindibles? Ya se están probando las llamadas ‘aproximaciones verdes’, que permiten una disminución del 25% en las emisiones de CO2 de media en cada maniobra de aproximación y aterrizaje de un avión. El cobro de las llamadas ecotasas turísticas es una práctica polémica pero real, que ya se ha puesto en práctica en países como el Reino Unido o Alemania. En cualquier caso, ¿debe ser el turista el que pague los platos rotos o las multinacionales turísticas deben aceptar su cuota de responsabilidad en el asunto? La solución parece complicada…

Mientras tanto, nos encontramos con la realidad de que África es, a día de hoy, un continente con un enorme potencial para situar al turismo como un instrumento útil de mejora socioeconómica para muchos de sus países. Siempre que se desarrolle por unos cauces sostenibles, evitando el deterioro natural de los destinos y propiciando un intercambio cultural y social entre las poblaciones de acogida y los turistas que lleguen, el turismo puede ser una oportunidad real para propiciar el esperado despegue de muchos países africanos. Tal vez por ello, ante la necesidad de buscar respuestas para abordar la problemática del cambio climático en destinos como los situados en África, más frágiles si cabe desde el punto de vista no sólo cultural, sino también y sobre todo medioambiental, surge el encuentro de la 5ª IIPT AfricanConference que este lunes comienza en Zambia. El objetivo es tender un puente entre los países desarrollados y el mundo en desarrollo en general, no sólo el africano, en un encuentro en donde se tratará de crear una base sólida de información sobre la relación existente entre el turismo y el cambio climático.

Se pretende construir redes y alianzas entre los diferentes participantes, intercambiando experiencias y conocimientos sobre cómo poder afrontar la situación. Se abordarán modelos de buenas prácticas en África y otras regiones del mundo y se tratará de razonar que la industria turística puede responder positivamente a los cambios climáticos que se están produciendo a nivel mundial. Para ello, durante toda la semana, hay un intenso programa de actividades con conferencias, charlas, sesiones participativas y mesas redondas en donde, a buen seguro, se puede comenzar a sentar las bases de lo que debe ser un desarrollo turístico sostenible de África. Los desplazamientos en avión seguirán siendo indispensables, por lo que serán necesarios modelos de gestión que reduzcan la huella del turista en destino, que pongan en valor la diversidad cultural y biológica del continente y, sobre todo, que otorguen un papel protagonista a las comunidades locales. Un desarrollo turístico que no parta de los propios africanos y que saque los beneficios que genere del continente africano no tiene ningún sentido, por mucho que ayude a paliar los efectos del cambio climático.

Complementa su oferta de 'sol y playa' con los enclaves históricos

   Túnez pretende incrementar la llegada de turistas al país un 50% en los próximos cinco años, por lo que espera alcanzar al mercado de Latinoamérica vía España, a la vez que se está posicionando en el mercado asiático y en el africano, según ha explicado este miércoles el ministro de Comercio y Turismo de Túnez, MehdiHouas.

   Houas ha llegado a España con motivo de su gira internacional para explicar a los mercados emergentes de turistas que, tras las revueltas sociales acaecidas en el país africano a principios de año, la seguridad en el país es "total" y puede ser "comparable con la que se vive en los países europeos".

   "Hay un gran desfase entre la realidad que se vive en Túnez y la percepción que los europeos tienen del país", resaltó el ministro, quien aseguró que el propio secretario general de Turismo y Comercio Interior, Joan Mesquida, le hizo esta apreciación durante la firma del acuerdo de cooperación en materia turística firmado a mediados de mayo entre España y Túnez.

   Houas indicó que se ha modificado el 'target' del turista para este verano, puesto que para 2011 "se ha perdido" el segmento de familias que antaño reservaban en enero, febrero y marzo para pasar en Túnez sus vacaciones estivales, por lo que ahora se busca atraer al "turista de último minuto".

   Así, con el objetivo de mejorar la imagen exterior tunecina para potenciar la entrada de visitantes, Houas indicó que se está llevando a cabo una estrategia para dar a conocer los enclaves históricos existentes en el país como complemento al turismo de playa, principal eje turístico durante el gobierno del exdictador Ben Alí.

   "Antes vendíamos turísticamente las playas y los desiertos de Túnez, pero ahora también mostrar a los visitantes los importantes yacimientos históricos ubicados en el centro de las ciudades", señaló.

   Para dar a conocer esta nueva estrategia, Houas apeló a los touroperadores españoles, con quienes ya ha mantenido diversas reuniones con el objetivo de conocer "los problemas" con los que se enfrentan estas compañías a la hora de vender el destino entre los turistas.

 

 

 

 

 

 

 

 

La guerra no afecta a la 'Atenas africana' pero mata el turismo

Las ruinas espectaculares de la antigua ciudad griega de Cirene sobrevivieron, intactas, a la sangrienta revuelta libia, pero la rebelión mató al turismo en un país que apenas comenzaba a abrirse.

Tres vacas deambulan por el ágora, únicas visitantes de este espléndido sitio en lo alto de la colina, donde los vestigios de una ciudad fundada en el siglo VII antes de nuestra era y durante un tiempo conocida como la 'Atenas africana' siguen casi intactos.

El año pasado, 10.000 turistas de Japón, Alemania o Gran Bretaña vinieron a visitar Cirene, pero nadie vino desde febrero, cuando los libios lanzaron su rebelión contra el régimen del coronel libio Muamar Gadafi, explicó Mohamed Bucharit, guía turístico.

Mohamed se pasea con nostalgia por esta ciudad inscrita en el Patrimonio mundial de la humanidad con vistas al Mediterráneo, a unos 180 kilómetros al este de Bengasi, bastión de la rebelión en el este del país. Muestra las estatuas de Hércules y de Hermes, la pista, el anfiteatro y el templo de Baco.

"Tenemos mucha suerte, nada ha sido dañado. Afortunadamente (las fuerzas leales) no utilizaron tanques, sólo fusiles", explicó, describiendo los combates en la localidad de Chahat, cerca de Cirene. Como en otras ciudades del este del país, las tropas del dirigente Muamar Gadafi no lograron reconquistar Chahat, donde los rebeldes se habían apoderado de las bases militares.

Libia se abrió al turismo a mediados de los años 2000, tras décadas de aislamiento que terminaron cuando el coronel Gadafi anunció en 2003 que abandonaba sus ambiciones nucleares.

Las autoridades libias comenzaron entonces a dar visados de turismo, por medio de agencias de viaje que traían para hacer itinerarios fijos a grupos que debían estar acompañados por un guía libio.

Un número cada vez más importante de europeos, estadounidenses y asiáticos vinieron a descubrir las vastas extensiones desérticas del Sahara, las montañas libias y los vestigios de las antiguas civilizaciones.

Como lo afirmaba la edición 2007 de la guía turística LonelyPlanet, "Libia tiene todo".

El Oeste del país, controlado por Muamar Gadafi, incluye dos sitios romanos, Leptis Magna y Sabratha, mientras que vestigios de la civilización griega son visibles en el Este, bastión de la rebelión.

El Este, la región de Cirenaica, herencia helénica, es el pulmón verde de Libia, con su 'Montaña verde' o Yebel Al-Ajdar, que se parece más a Europa del sur que a los paisajes desérticos característicos de Libia.

Pero mientras el conflicto libio entró en su cuarto mes, con ataques aéreos diarios de la OTAN, nadie visita todos esos tesoros. Yunes Husein, que trabaja en un hotel de cuatro estrellas en la estación balnearia de Sousa, decía el domingo que sólo seis habitaciones de 90 estaban ocupadas, frente a una tasa de 80% de ocupación en la misma época del año pasado. El período actual es por lo regular temporada alta.

Sousa está situada cerca de Apolonia, antiguo puerto de la ciudad de Cirene, cuyos puertos ahora están cerrados.

"Mientras Gadafi esté vivo, los turistas seguirán sin venir", dice Husein.

Compartir esta página

Published by

Presentación

  • : GEOGRAFÍA TURÍSTICA
  • GEOGRAFÍA TURÍSTICA
  • : Las ideas, conocimientos e inferencias vertidas en este espacio tienen una finalidad educativa y formativa para los docentes,alumnos e interesados en esta rama geográfica de la "GEOGRAFÌA TURÌSTICA". "LA COYUNTURA CONTEMPORÁNEA NOS HACE DEDUCIR QUE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA CONSTITUYE UNA GRAN ALTERNATIVA PARA EL DESARROLLO DE LAS NACIONES; POR CONSIGUIENTE DESDE NUESTRO ÀMBITO PERSONAL Y/O PROFESIONAL, DEBEMOS APOSTAR POR ELLA.
  • Contacto

Perfil

  • lacc - LUIS CAICAY CÁCERES
  • LIC. CIENCIAS SOCIALES Y FIL. DOCENTE DE EDUCACIÓN SUPERIOR, CON MAESTRÍA EN INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA, INTERESADO EN LA GEOGRAFÍA TURÍSTICA, EL GEOTURISMO  Y SUS BASES COMO SON EL DESARROLLO SOSTENIBLE Y EL TURISMO ECOLÓGICO.
cheval_ccla@yahoo
  • LIC. CIENCIAS SOCIALES Y FIL. DOCENTE DE EDUCACIÓN SUPERIOR, CON MAESTRÍA EN INVESTIGACIÓN Y DOCENCIA, INTERESADO EN LA GEOGRAFÍA TURÍSTICA, EL GEOTURISMO Y SUS BASES COMO SON EL DESARROLLO SOSTENIBLE Y EL TURISMO ECOLÓGICO. cheval_ccla@yahoo